jueves, 23 de septiembre de 2010

Los Á R B O L E S

Antes de conocer las especies vegetales del  Parque del Alamillo vamos  a hablar  de los árboles

¿Qué es un árbol?  Es una planta con un tronco central de madera, y una copa con infinidad de hojas verdes, su altura puede oscilar según el tipo de árbol e incluso el mismo árbol puede variar según las condiciones que le rodean. Debemos cuidar nuestros árboles para conservar un ambiente sano, ya que ellos mejoran la calidad  del ambiente y de la vida, vamos a enumerar los beneficios que nos reportan.

Purifican el aire  a través de sus hojas y en presencia de la luz solar realizan la fotosíntesis reduciendo la cantidad de anhídrido carbónico y desprendiendo oxigeno. Algunas plantas, como el álamo, retienen entre los pelillos de sus hojas gran cantidad de polvo atmosférico, por lo que nos ayudan a limpiar la atmósfera.

Protegen contra los incesantes rayos del sol -  dándonos  sombra y refrescando el ambiente

Añaden belleza al paisaje -  Tienen un  notable valor estético en la ciudad y en el campo

Ahorran energía  Al refrescar el ambiente

Aíslan de ruidos – Absorben y desvían ondas sonoras que nos causan incomodidad

Hábitat para la vida silvestre – Son el ambiente adecuado para que en ellos se desarrollen varias formas de vida, tanto de la flora como de la fauna

Barreras contra el viento – Funcionan como   amortiguadores de la velocidad del viento, función importante en cultivos agrícolas y en las costas donde protegen de la erosión y desgaste del viento.

Proveen alimentos  - Frutas, semillas, hojas, cortezas y raíces de algunos árboles  sirven para el alimento del hombre y otros animales, algunas veces incluso  para nuestro alivio y sanación

Protegen contra la erosión – La copa del árbol desvía y reduce la velocidad  de las gotas de lluvia y su sistemas radicular  entrelaza el suelo evitando su deslizamiento.

Producen  madera – que utilizamos en construcción, elaboración de muebles y artículos de artesanía.

Proveen de combustible – Fuente de carbón vegetal indispensable en países subdesarrollados y para nuestras barbacoas.

Suavizan las temperaturas y propician las lluvias 

Y con todo esto, nos piden muy poco, parte de su alimento lo forman las mismas hojas caídas al descomponerse junto con otras sustancias, con lo que también ayudan a la limpieza y reciclaje del suelo.

Dios  dio gran importancia a los árboles al crearlos el tercer día, antes que a los animales y por supuesto antes que el hombre. El reino animal necesita la presencia de los árboles, sin embargo ellos pueden existir sin los animales.

El hombre a través de las distintas culturas ha reconocido la importancia del reino vegetal y sobre todo de los árboles. A los que ha considerado incluso como seres que traen la suerte y la longevidad. Algunas tribus de América acostumbran  dar a luz  al pie de un árbol. En Indochina  y en algunos pueblos, la embarazada visita un árbol antes de dar a luz.  En otros lugares cuando nace un niño se planta un árbol, considerando que este le transmitirá  parte de su energía para su perfecto desarrollo.

El hombre también ha creído en la existencia de los espíritus de los árboles, aunque estos hayan recibido distintas denominaciones a lo largo de los tiempos y las culturas.  Los rituales o formas de pedir perdón al árbol y a sus espíritus por tener que cortarlo alterando el orden natural son constantes.
           
Avisar al árbol que va a ser cortado para que sus espíritus puedan mudarse.
            Realizar  ofrendas al árbol.
            Imponerse una penitencia por el mal realizado.
Algunos indios solo utilizaban la madera de los árboles caídos.

Hasta tal punto se les ha considerado como seres benéficos que han sido plantados al lado de las casas como poderosos sortilegios que atraen los flujos positivos de la vida para las familias y sus haciendas.

En la tradición china los árboles simbolizan longevidad y fertilidad, hecho relacionado con el dicho popular de “tener un hijo, escribir un libro y plantar un árbol” tres formas evidentes  de perpetuarse, de hacer posible la continuidad de la existencia.

            Decia “Omraam Mikhaëll aïvanhov)

            “Cada árbol es un depósito de fuerzas salidas del sol y de la tierra y nosotros podemos extraer esas fuerzas”

No hay comentarios:

Publicar un comentario